Cris Romagosa

un breve encuentro con mi Refugio

‘Lo esencial es invisible a los ojos’ debemos recordar, y a veces, lo esencial puede manifestarse a los ojos cuando sale de dentro, del dolor, de las ganas, de la emoción, de vibrar, de temblar… mi refugio es el lugar más bello para mí, es el único lugar que conserva una combinación de sensaciones que no encuentro en otra parte. 

Esta guarida salió en un intento de gritar, de sacar, de vaciar, tras muchos años abandonado y a merced del tiempo, de la naturaleza y su fauna, decidí untar mis manos en todo ese cúmulo de años y con todas esas ganas de salir, de bucear hacia la superficie, en una de mis luchas, conseguí llegar hasta este lugar. Y es aquí donde me siento libre, donde hago tangibles mis sueños, mis fantasías, mis ilusiones. Aquí es donde detengo el tiempo, y donde la naturaleza que lo envuelve me protege. Acogida por esa fauna, porque me visitan, porque me hago al bosque, porque así, en ese silencio acompañado, me encuentro. 

Mi pequeña cabaña ha sido fuente de inspiración para editoriales y revistas, cosa que me emociona y me hace sonreír con cierto orgullo y confirmar, que hay que perseguir locuras, porque es donde se hayan los caminos más inesperados y tan anhelados. 

Using Format